martes, 14 de junio de 2016

Reseña: 'Las Piedras Élficas de Shannara' de Terry Brooks


Título: Las Piedras Élficas de Shannara
Autor: Terry Brooks
Trilogía: Las Crónicas de Shannara #2
Editorial: Oz
Páginas: 584
ISBN: 9788416224197
Desde tiempos inmemoriales, Ellcrys, un maravilloso árbol de corteza plateada y hojas rojas, ha protegido al pueblo elfo de los demonios que están aprisionados en un vacío dimensional denominado «la Prohibición». No obstante, Ellcrys se está marchitando y camina inevitablemente hacia la muerte. El muro de la Prohibición, que Ellcrys sostiene con su poder mágico, por tanto, comienza a debilitarse y eso facilita al Dagda Mor, el más poderoso de los demonios, crear una brecha y huir de allí para volver, junto a la Parca y el Suplantador, al mundo del que una vez los desterraron. Consumido por el odio y los deseos de venganza, desea aniquilar a todos los hombres y gobernar el mundo entero. Sin embargo, primero tienen que evitar que puedan volver a ser expulsados: debe impedir que Ellcrys renazca.
La única esperanza del pueblo elfo es, precisamente, el renacimiento de Ellcrys antes de que los demonios, criaturas mágicas, reaparezcan en un tiempo donde no queda más magia que la del druida Allanon y las piedras élficas de Shannara de la familia Ohmsford.
El druida Allanon, desaparecido tras las hazañas de Shea, acude a Arbolon cuando percibe que un nuevo mal amenaza la tierra. Consciente de que la única posibilidad de salvación reside en completar el renacimiento de Ellcrys, encarga a Wil Ohmsford, nieto de Shea, que proteja a la joven elfa Amberle en su viaje en búsqueda del misterioso Fuego de Sangre, al que ha de llevar la semilla de Ellcrys para que vuelva a renacer.
El viaje no lo harán solos, pero tampoco estarán libre de peligros. Las hordas de demonios y criaturas malignas los perseguirán allá donde vayan y tratarán de destruirlos. Entre ellos, la Parca, contra la cual Wil solo puede usar las piedras élficas que heredó de su abuelo, y que no para de avanzar hacia ellos. No obstante, Wil no consigue hacerlas funcionar. Siente que una barrera interior se lo imposibilita. Impotente, Will sabe la Parca se acerca cada vez más a su pequeño grupo y no sabe qué hacer para protegerlos. La sangre élfica que corre por sus venas parece no ser suficiente para conseguir que las piedras recobren su poder, pero en su desesperación logra que las piedras reaccionen y, en lugar de hacer magia con ellas, la magia se introduce en el interior de Wil, así que vuelve a conseguir la antigua magia élfica que había desaparecido del mundo muchos años atrás. Con ella hará frente a la Parca y a temible Dagda Mor.
Libros anteriores:
1. La Espada de Shannara
 photo Opinioacutenpersonal2_zps22a5d3b5.png
Hace unos meses, aprovechando el estreno en MTV de la serie basada en esta trilogía de Terry Brooks, aproveché para adentrarme en el mundo de Shannara con la primera parte (reseña aquí), pensando que esa novela sería la que se daría vida en la serie de televisión. Al final, nada que ver y empecé a ver la serie dándome cuenta de que las cosas no cuadraban y que finalmente se estaba plasmando en la pequeña pantalla el argumento del segundo libro. Nada más saberlo quise ponerme manos a la obra con Las Piedras Élficas de Shannara pero al final, entre una cosa y otra, he visto la primera temporada de la serie antes de poder leer el libro. Aún así, creo que ha sido algo bueno porque la serie dista mucho de lo narrado en sus páginas. Salvo inicio y desenlace, todo lo demás está muy retocado y leer el libro en segundo lugar me ha venido bien para evitar críticas y comentarios negativos sobre los constantes cambios en el curso de la trama televisiva, pues la serie de MTV en su momento me pareció fantástica y, una vez leído el libro, sigo manteniendo mi opinión pero añadiendo una puntilla: sigue siendo fantástica; mantiene la esencia y lo fundamental del argumento, pero el camino que toma para llegar al desenlace dista bastante de la realidad literaria y hay que tomarlo como una vía posible e igual de épica. Por lo que serie y libro funcionan igual de bien dentro de su propio universo y de forma separada.

Algo que me sorprendió en principio con esta segunda entrega, y que ya comenté por encima en la reseña de La Espada de Shannara, es el salto cronológico tan grande que se da entre uno y otro. Tras terminar el primer libro esperaba seguir leyendo sobre las aventuras y desventuras de Shea Ohmsford, y lejos de la realidad, en esta segunda parte nos cruzamos con el nieto de Shea, Will Ohmsford, embarcándose en una importante y peligrosa empresa protegiendo a la bella y joven elfa Amberle. Ellcrys, el árbol sagrado que mantiene a los demonios en prisión, se está muriendo y Amberle es la única que tiene el poder para restaurar la semilla del árbol y devolverle a la vida antes de que la Prohibición se rompa y los demonios campen por el mundo a sus anchas hasta destruirlo todo. Así, Wil y Amberle emprenderán un viaje por medio mundo en busca de un lugar llamado Salvafuerte y algo conocido como Fuego de Sangre, lo único capaz de darle poder y vida a la semilla del árbol. Por el camino se encontrarán con una suerte de peligros, pero también con amigos que les ayudarán en el proceso, como es el caso de Eretria, una chica nómada que les salvará el pellejo en más de una ocasión. ¿Conseguirán encontrar Salvafuerte y el Fuego de Sangre? ¿Podrán los demonios abrirse paso en el mundo y destruir la raza élfica? ¿Y Amberle y Wil, conseguirán cumplir su misión a tiempo?

Si habéis visto la serie, habréis comprobado que, a grandes rasgos, el resumen del argumento es muy similar a lo visto en pantalla, pero es en la profundidad de la historia y en el rumbo y las decisiones que toman los protagonistas donde prima la diferencia. Además, junto a la trama principal se van dando otras subtramas que se van enlazando a la primera, como es el caso de Allanon y Ander Elessedil, dos personajes con más importancia de la dada en la serie. Al igual que Eretria, un personaje de peso en la producción de MTV y que en el libro se reduce a apariciones puntuales y con poca trascendencia en la trama principal, salvo para dar asistencia en momentos claves y por la sensación de trío romántico en ciernes que acompaña a sus apariciones.

Amberle es la verdadera protagonista del libro y su evolución está muy bien plasmada. Al principio nos encontramos con una princesa elfa que es elegida por la propia Ellcrys para ser una de sus guardianes. Aunque Amberle no desea ese puesto, cuando el árbol toma la decisión no hay vuelta atrás. Lo cierto es que Amberle teme a Ellcrys; el árbol tiene una conexión demasiado íntima con ella y teme que poco a poco pierda la cordura y el árbol se adueñe de su mente. Es por ello que abandona su cargo de Elegida y se marcha de Arborlon, la región de los elfos, repudiada por su familia y los suyos. Sin embargo, cuando Allanon y Wil le informan de que Ellcrys está muriendo, pese a su miedo y su negativa a regresar a Arborlon, acaba reconociendo la gravedad de la situación y decide cumplir con una misión que sólo está en su mano llevar a buen puerto. Es ahí cuando se ve el principio de su evolución: cómo acepta la misión que se le encomienda pese a los lastres del pasado, aprendiendo en el camino una gran lección de vida y de su propia naturaleza como elfa.
Wil, por otra parte, es también un personaje lleno de dudas y temores a los que sabrá hacerle frente y entender llegado el momento. Su evolución radica en conocerse a sí mismo, mitad humano mitad elfo, aceptarse como es y asumir que las cosas siempre suceden por una razón.
Quitando a este trío protagonista y a algún que otro secundario esporádico, volvemos a encontrarnos con viejos conocidos de la entrega anterior como Allanon, al que ya hice referencia anteriormente, y Eventine Elessedil, el Rey de los elfos. Pero si no has leído La Espada de Shannara esta segunda novela permite que se lea de forma independiente ya que son pocas las referencias al primer libro y, de todas formas, esas referencias se explican perfectamente, evitando cualquier tipo de incongruencia o laguna mental. Aún así, si eres un amante de la fantasía épica, te recomiendo que disfrutes de ambas historias.

Está de más decir que es un libro extenso y contiene bastante narrativa que puede resultar un poco pesada, pero el autor consigue hacer la lectura más llevadera y amena gracias a los constantes escenarios de peligros, lucha y muerte. Las descripciones son necesarias, sobre todo en este género, y no están puestas para rellenar, pero es normal que ciertas partes lleguen a ser un tanto aburridas, más aún cuando el grosor importante de la trama se divide en dos vertientes: la empresa de Wil y Amberle, por un lado, y la batalla que se cuece en torno a Arborlon, por otro, y una de ellas acaba despertando más interés y atención que la otra. En mi caso el camino de Wil y Amberle me resultó mucho más emocionante, por lo que los capítulos que narran la lucha en el corazón de Arborlon me terminaron por cansar, deseando a cada giro de página volver a encontrarme con un nuevo capítulo que narrase el camino hasta Salvafuerte.

A diferencia también del final de la serie, en la novela se cierran todas las tramas habidas y por haber. Así que tengo mucha curiosidad por descubrir la trama del último libro de la trilogía: si contará nuevas aventuras con Wil como protagonista o volveremos a dar un salto en el tiempo que nos transporte a otra era y a nuevos personajes.

En resumen, Las Piedras Élficas de Shannara es la segunda parte de la trilogía Las Crónicas de Shannara de Terry Brooks, pero que se puede leer de forma independiente sin ningún tipo de problema. Una historia épica con dos escenarios bien diferenciados cargados de acción y emoción: la empresa de dos jóvenes que lo tienen todo en contra para cumplir con su misión, pero con la valentía y las ganas suficientes para seguir hacia delante sin importar las consecuencias; y la batalla entre elfos y demonios en el corazón de un reino donde se custodia la reliquia más preciada de todas las razas. Una lucha entre el bien y el mal y un viaje a través del aprendizaje, el conocerse a uno mismo y aceptar tu propio destino.
 photo Puntuacioacuten4_zps6f9e3544.png
- Gracias a la editorial por el ejemplar -

9 comentarios :

  1. Los libros no me llaman, pero la serie quiero verla =)

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La serie está muy chula y si no vas a leer los libros seguro que la disfrutas mucho más. Libros y series tienen cosas en común pero diría que la serie es mucho más épica (también ayuda los escenarios y la ambientación que son muy buenos) y se centra en el viaje de Wil y Amberle, lo más emocionante del libro :)

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Pues mira, mala pinta no tiene, pero los voy a dejar pasar. Primero porque precisamente baratos no son xD Segundo porque una amiga (que es igual que yo) me dijo que los libros no valen mucho la pena, que me vea mejor la serie (que ya me plantearé si verla), aunque me gusta saber que ambos funcionan bien de forma separada. Pero yo soy una amante de la fantasía épica y me tientaaaaas >.< aunque siento decir que no lo suficiente, je :3
    Me alegro que tú sí lo disfrutaras ^^
    Besootes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si al menos consigo que te animes con la serie, ya con eso me conformo jeje.

      La verdad es que eso es lo malo de este tipo de sagas (siempre con la fantasía épica pasa lo mismo), que el precio de los libros es una barbaridad. Si fuera un sólo libro no duele tanto, pero al tratarse de sagas grandes el dolor es continuo xDDD. En principio se trata de una trilogía (tiene más libros pero no forman parte de esta trilogía original), pero al haber un salto temporal tan grande entre el primero libro y el segundo no da la sensación de trilogía y continuidad como tal y se pueden leer de forma independiente. Al menos eso tiene de bueno :)

      ¡Un besote!

      Eliminar
  3. Me vi la serie cuando la emitieron y la verdad es que me gustó mucho. Tengo curiosidad por leer el libro porque ya había leído que había muchas cosas diferentes. Lo que me da pena es que en el libro Eretria no tenga tanto peso, porque en la serie es una de mis favoritas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el personaje de Eretria en la serie es genial, y en personalidad es clavadita a la del libro. Lástima que el autor no la haya explotado más... :(

      Eliminar
  4. Hola!!!

    Pues yo tenía el mismo propósito que tú, leer el libro antes, o durante, la emisión de la serie, pero al final... nada de nada.
    Luego ya leí que no se parecía en nada al libro, salvo en algunas cosas, así que bueno, lo leeré, porque tengo ganas de saber qué se han inventado.
    Y está bien eso de que cada libro tenga protagonistas diferentes, así no se alarga una trama inncesariamente y cada una es independiente.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo malo de que se acumulen las lecturas, al final los propósitos para nada xDDDD.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  5. Ahora que se ha hecho más famoso por la serie tengo muchas ganas de leerlo, la verdad.

    ResponderEliminar

¡Tus comentarios le dan vida al blog! Se agradece cualquier tipo de mensaje siempre y cuando no resulte ofensivo y se respete la opinión de los demás.
El Spam queda totalmente prohibido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...