sábado, 30 de marzo de 2013

Serie: Supernatural (Sobrenatural)

¡Hola blogueros!

Bueno, creo que iba siendo hora de que hablara de esta serie en esta sección, una serie que llevo siguiendo desde su comienzo en el 2005 (¿Ocho años ya? ¡Madre mía, cómo pasa el tiempo!) y de mis favoritas de todos los tiempos junto al mundo de Joss Whedon con Buffy Cazavampiros y Ángel.


Título Original: Supernatural
Título en español: Sobrenatural
Creador: Eric Kripke
Música: Jay Gruska, Christopher Lennertz
Cast principal/recurrente: Jared Padalecki, Jensen Ackles, Jeffrey Dean Morgan, Jim Beaver, Misha Collins, Mark Sheppard...

Sam Winchester (Jared Padalecki) ha intentado todo lo posible por escapar de su extraña y misteriosa familia. A diferencia de su hermano mayor, Dean (Jensen Ackles), Sam rechaza la búsqueda obsesiva de su padre por descubrir a las fuerzas del mal que afirma están detrás de la muerte de su esposa y madre de los chicos, Mary. Con la intención de poner la mayor distancia posible entre él y su familia, Sam abandonó su hogar justo después de terminar el instituto y se fue a la universidad. Su nueva vida incluye una guapa y adorable novia y planea ingresar en la Escuela de Derecho. Dean, sin embargo, tomó un camino completamente diferente y siguió los pasos de su padre en el "negocio familiar". Pero cuando Dean aparece en la puerta de la casa de Sam con la noticia de que su padre ha desaparecido, Sam no tiene otra elección que dejar de lado sus planes personales y unirse a Dean en la búsqueda.
Después de cuatro años separados, estos hermanos tienen que empezar a conocerse el uno al otro de nuevo, y sus rivalidades familiares entre hermanos volverán a aflorar. A pesar de la extraña infancia que compartieron, ambos muchachos han desarrollado puntos de vista del mundo completamente diferentes. Dean sigue idealizando a su padre y aunque a menudo parece una persona arrogante y sin miedo, en realidad, se siente perseguido por los recuerdos de la muerte violenta de su madre. Sam era demasiado pequeño para recordar esa desagradable noche en que la que su madre murió y por ello nunca aceptó por completo el camino que su padre y su hermano han seguido.
Recorriendo las solitarias y misteriosas carreteras de todo el país en su Chevy Impala del 67, los hermanos Winchester buscarán desesperadamente a su padre desaperecido y deberán enfrentarse a toda fuerza sobrenatural que se encuentren en su camino.
 photo Opinioacutenpersonal2_zps22a5d3b5.png
Recuerdo el día que comencé a ver esta serie. Me había bajado el pre-air del episodio piloto una semana antes de que se estrenara oficialmente la serie en la entonces cadena Warner Bros. Así que me fui al cuarto de mi hermana, encendí el portátil y me puse a verla metiéndome en el ambiente: persianas bajadas, oscuridad total y yo sola en la habitación delante de la pantalla. La serie comenzó y desde el primer segundo me atrapó la siniestralidad y oscuridad de la fotografía. De primeras contenía todo lo que me llamaba la atención y de lo que no había nada en ese momento en parrilla. Así que estaba feliz de que, tras unos años sin nada sobrenatural tipo Buffy o Ángel, apareciera por fin una historia más adulta y siniestra, con toques de leyendas urbanas y mitos sobrenaturales con los que pegarte algún que otro susto durante su visión. Además, estaba el dato de que Supernatural estaba protagonizada por dos estupendos actores, con físicos para infartar a cualquiera. ¿Quién podía resistirse a eso?
El primer episodio tuvo los ingredientes necesarios para enganchar, hacerte saltar de la silla y morir por conocer un poco más de ese pasado demoníaco que parecía estar persiguiendo a los hermanos Winchester y a su familia.

Y así sigo desde hace ya ocho años, persiguiendo la estela de este par de cazadores de criaturas sobrenaturales que han sufrido de todo: muertes, pérdidas, desesperanza, salvación, traiciones, secretos, mentiras... y así podría seguir hasta escribir todas las palabras existentes en el diccionario de la RAE sobre sentimientos, emociones y hechos por los que han pasado. Y creo que me quedaría corta. Sam y Dean han visto morir a más personas de las que puedo recordar, han sufrido en sus carnes el dolor de la derrota, de la muerte... pero también han podido ser testigos y hacedores de la salvación del mundo y no sólo una, dos o tres veces. Llevan 8 temporadas en el aire así que ya os podéis hacer una idea...
Supernatural es una serie que ha crecido año a año y, en mi opinión creo que todo lo que puedo decir de ella es poco. Si es cierto que hay algunos capítulos flojos, de relleno y que no aportan nada a la trama principal, incluso temporadas más flojillas que otras, como la séptima que para mí ha sido la peor.
Eric Kripke, creador de la serie, tenía en la mente el principio y final de la historia, sabía cómo terminaría y el tiempo que necesitaba para explicar toda la historia: 5 temporadas. Pero el éxito de la serie hizo que la CW (cadena tras la fusión de WB y UPN) renovara la serie por otra temporada más. Eric Kripke abandonó su puesto como productor ejecutivo (aunque sigue apareciendo en los créditos como creador) y comenzó a encargarse de ella Sera Gamble. Poco a poco la calidad y la intensidad de la trama fueron bajando hasta llegar a una séptima de la que pocas cosas se salvan. Por suerte, en esta octava temporada regresó Jeremy Carver como productor ejecutivo (que también se fue en la quinta temporada) y la serie ha vuelto a lo que era en sus inicios, más fuerte que nunca y con una trama bien desarrollada y profunda y que engancha bastante.

Repasemos breve y rápidamente cada temporada (si no queréis spoilers os aconsejo que os lo saltéis, aunque está todo muy resumido y me he saltado bastantes cosas xD)

En la primera temporada, Sam y Dean irán de estado en estado acabando con las criaturas sobrenaturales mientras intentan descubrir el motivo de la repentina desaparición de su padre. Descubrirán qué criatura había acabado con su madre cuando eran pequeños y toda la agenda secreta que tenía para ellos, en especial para Sam. 
En la segunda temporada, Sam y Dean tratarán de darle caza y acabar con esa amenaza, pero el Demonio de Ojos Amarillos se adelantará a sus planes y Sam morirá en el proceso pero, para resucitarlo, Dean hará un pacto con un demonio de la encrucijada: salvar a su hermano a cambio de su alma, que será reclamada dentro de un año. 
En la tercera, con la cuenta atrás en marcha, tratarán de hallar el modo de impedir que el alma de Dean acabe en el Infierno, pero el reloj llegará a cero y un Perro del Infierno acabará con la vida de Dean, directo al potro de tortura del Infierno.
En la cuarta, cuatro meses después de lo acontecido en el último capítulo de la temporada anterior, Dean despierta en su tumba. Un ángel llamado Castiel lo ha traído de vuelta por orden de Dios, para que impida que Lilith complete su plan de romper los 66 sellos que mantienen preso a Lucifer en su prisión. 
En la quinta temporada los 66 sellos se han roto y Lucifer camina libre sobre la tierra. El Apocalipsis está cerca y los Jinetes se presentan amenazando con convertir a la Tierra en un campo de batalla minado de carne humana. Los ángeles y los demonios lucharán a partes iguales, pues Sam y Dean, como recipientes de Lucifer y del ángel Miguel, respectivamente, están destinados a enfrentarse como ya ocurrió antaño cuando Lucifer se alzó contra Dios. Ambos tratarán de escapar de su destino, ¿lo conseguirán?
En la sexta temporada, Dean está cumpliendo la promesa que le hizo a su hermano de vivir una vida normal, pero Sam ha escapado misteriosamente del Infierno totalmente cambiado: sin alma, sin sentimientos e inmune al dolor; y Dean regresa con él al mundo de la caza, buscando el modo de devolverle su alma sin destruirle en el intento, puesto que su alma ha vivido encerrada en el Infierno con Lucifer y Miguel y ambos se han encargado de torturarla y reducirla a pedazos. Si Sam quiere recuperar su alma sin sufrir las consecuencias de la tortura, tendrá que vivir con el muro que el Jinete Muerte ha creado en su cabeza como protección. Por otro lado, en el Cielo se desata el caos: Dios ha desaparecido y Castiel toma el mando, algo que se le acabará yendo de las manos, desatando una amenaza aún mayor.
En la séptima, Castiel ha dejado de ser un ángel, ha absorbido todas las almas del Purgatorio y ahora es un Dios al que no pueden destruir. Lo que no sabe es que, junto a las almas del Purgatorio, ha absorbido a los Leviatanes que terminan destruyéndolo y vagando libres por el mundo. Sam y Dean deberán acabar con los Leviatanes y hallar el modo de que Sam deje de ser torturado por su alma al resquebrajarse el muro que Muerte colocó en su cabeza.
En la octava y actual temporada, Sam y Castiel regresan del Purgatorio, donde han estado encerrados durante un año a consecuencia de la onda expansiva que provocó la caída de Dick Roman, el mandamás de los Leviatanes. Cuando regresan a la tierra descubren que Sam ha dejado su vida de cazador, ha comenzado una vida normal y que ni siquiera se ha molestado en hallar el modo de traerles de vuelta. Sin embargo, tendrán que dejar las rencillas a un lado porque puede que hayan encontrado el modo de cerrar las Puertas del Infierno para siempre. Adiós demonios y vida de cazador. 

Y después de este pequeño gran repaso por todos los años de la serie voy a centrarme en los personajes.

Sam y Dean son el centro de la trama, y los únicos personajes que se han mantenido desde el capítulo uno, por mucho que hayan muerto y regresado a la vida. Supernatural es una serie donde sus protagonistas se reducen a dos (y al Impala si queremos añadirlo xD). No te puedes encariñar con un personaje porque, seguramente acabará diñándola en capítulos próximos y sayonara baby. Además, durante todos estos año, he sido testigo del linchamiento que han tenido los personajes femeninos por el paso de la serie (pros y contras de ser administradora del foro de la serie en español xD). Ninguna fan quería que Sam o Dean encontraran novia fija, sólo querían a ellos dos dentro del Impala, yendo de un mugriento motel a otro, cazando criaturas y echándose los trastos a la cabeza por los continuos secretos que se ocultan, en espera de un abrazo o un insulto de hermano que dé paso a la reconciliación. Creo que de ahí surgió el tan conocido Wincest (Incesto entre los hermanos) y todo el boom que eso ha creado incluso en el interior de la serie, evidencia de que los productores entran en blogs, foros y redes sociales para ver lo que opinan sus fans y actuar en consecuencia. Son varios los capítulos que hacen referencia al amor de hermanos, a bromas gays y cosillas de ese tipo xD.

Por todo esto, entre otras cuestiones, la aparición de personajes femeninos ha sido muy corta, aunque yo tengo algunas que están en mi lista de personajes preferidos de la serie. Entre ellas, Meg Masters, pero el demonio protagonizado por Nicki Aycox en la primera temporada, no por Rachel Miner, donde a mi juicio el personaje tan increíble de Meg Masters se echó a perder. Al igual que con Ruby, la cual adoraba siendo interpretada por katie Cassidy pero que no me terminó de convencer cuando pasó a ser interpretada por Genevieve Cortese (o mejor dicho Genevieve Padalecki, ya que se ha convertido en la esposa de Jared y tienen un precioso bebé juntos). Toda la picardía, el descaro, la chulería y la maldad contenida que desprendían Nicki y Katie en pantalla desapareció con el cambio de actriz y no pude volver a acostumbrarme por mucho que fueran dos de mis personajes femeninos favoritos.

Otra cosa buena de la serie... la BSO: Metallica, AC/CD, Led Zeppelin, Blue Oyster Cult, Kansas... y así un sin fin más de grupos y cantantes de rock y mullet rock, una constante en la serie que vendrá introducida de la mano de Dean Winchester con la gran frase del piloto 'Driver picks the music shotgun shuts his cakehole' (El conductor elige la música y el copiloto cierra el pico), y con la que nos hará entrar en ambiente, llegando a amar esta banda sonora procedente de los años 70 y 80. Carry on my Wayward Son de Kansas, es mi favorita de todas las que he escuchado y constituye el 'The Road So Far' ('Lo Ocurrido Hasta Ahora...' más conocido por 'En anteriores capítulos') del último episodio de cada temporada.

Tras todo este tochón (creo que se nota que me encanta xD) sólo me queda decir que, dentro de todo lo sobrenatural que cubre la serie, también hay que destacar la gran importancia de la familia. Sam y Dean son dos hermanos que han crecido en un entorno para nada normal y cada uno sueña con una cosa: Dean seguir con el legado de su padre y Sam escapar de todo aquello y tener una vida normal; pero ante todo, el deseo final de ambos es el mismo por mucho que tengan intereses en principio opuestos: Dean protegerá a su hermano hasta la muerte, lo quiere más que a su propia vida y no permitirá que le pase nada, siempre estará ahí para protegerlo y ponerse entre él y cualquier cañón de artillería. Y Sam, más de lo mismo, su hermano ha estado siempre ahí por él, protegiéndolo desde que solo era un bebé y él quiere hacer lo mismo, porque piensa que Dean ya se ha sacrificado lo suficiente por todos los que le importan y ahora le toca despreocuparse y vivir la vida. Así que por muchos secretos y mentiras que carguen a lo largo del trayecto de estas 8 temporadas siempre encontrarán la forma de perdonarse y luchar el uno por el otro. Este este otro gran aspecto de la serie que me encanta: el lado humano dentro del mundo sobrenatural.

En fin, una serie de culto con un trasfondo más intenso que el que se percibe a primera vista. Lo que parece comenzar como la típica serie de fantasmas nos introduce en un mundo que contiene mucho más que la marca sobrenatural: un drama entre dos hermanos bien definidos, con toque cómico y con una interpretación por parte de Jensen Ackles y Jared Padalecki que la hacen única.
 photo Puntuacioacuten5_zpse12ea850.png

7 comentarios :

  1. Aix Supernatural... Esta serie es mi gran serie (junto con buffy también). La he amado tanto.. y si habló en pasado porque como bien dices a partir de la 5ª fue de mal en peor.
    Mis inicios fueron como los tuyos, empecé a seguirla nada más estrenarse allá por el 2005 (qué viejuna soy) y la adoré. Me enamoré de los personajes (sobre todo de Dean, me van las almas atormentadas), lloré lo que no está escrito y fangirleaba a tope (una amiga y yo tenemos una foto en Londres en la puerta de un hotel simplemente porque se llamaba Winchester Hotel, imagínate! :P)
    A mí no me iba el wincest, la verdad. Más que nada porque vi que era un fandom muy hardcore y me daba hasta repelús (no encuentro tan raro que dos hermanos se quieran a morir, la verdad).
    Y llegó la quinta temporada y vi el final perfecto. Qué gran manera de terminar una serie como ésta!
    Pero oh! La CW ve que tiene éxito y decide alargarla, y ya la sexta fue regular tirando a mala, pero la séptima...uffff... Te diré que me he quedado en cierto capítulo en el que muere un personaje bastante querido y antiguo. Y con decirte que no lloré. No lloré nada!! Y no porque me cayera mal, no, porque se me hizo eterno.
    Y no volví a retomarla. Quiero hacerlo, porque he leído que en la octava han vuelto a lo que eran y porque son mis Winchester! Pero me dolía tanto ver lo que estaban haciendo que prefiero creerme que la serie realmente terminó en la 5ª (solamente tengo los DVD's hasta esa temporada).
    Aunque la verdad ahora que te leo, me has picado porque los echo de menos! (aix mi Dean, aix!)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tenemos muchos gustos en común jajaja.

      Yo también soy Deanista hasta la médula y sufro como nada en cada capítulo. La sexta y la séptima son las más malillas de la serie, pero la octava vuelve a sus raíces y a mí me está encantado, con muchas dudas, intrigas y con la relación de los Winchester más intensa que nunca. Así que si tienes tiempo te recomiendo que la retomes.

      Ah, y también tengo los DVD originales como tú, hasta la 5ª temporada xDD.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Amo esta serie.
    La empecé a ver por la 3a temporada y siempre la seguía aunque a veces de forma intermitente. Hasta que un día decidí que tenía que verla desde el principio y mi hermano se sentó conmigo durante la primera temporada. Hace poco terminé de ver la 3a y me emocionaba acordarme de los episodios que ya había visto (tengo mala memoria).
    Vi hasta la 6a cuando a Castiel se le suben los humos. Y después de eso la empecé de nuevo... así que ahora no sé si seguir con la 4a o con la 7a.
    En cuanto a los personajes femeninos, la verdad es que a mí no me molesta tanto que no sean muy fijos, tengo un amigo que al principio no la quería ver por eso pero la empezó y ya me pasó hace rato.
    Pienso igual con respecto a Meg y Ruby. Las primeras fueron geniales, aunque ahora no me acuerdo de la segunda Meg. Otra cosa que me gusta es a los actores que eligen la mayoría de las veces para hacer de demonios, la mayoría son muy geniales en su forma de traer a la vida a un demonio que me hace querer cada vez más la serie.
    Otra cosa que me gusta, es que la serie parece de bajo presupuesto (la verdad nunca lo averigue pero es la impresión que me da) pero suele tener una escenografía que espanta. Creo que mi favorita es la del episodio en que entran al manicomio abandonado... no podía ser tan genial el lugar.

    El hecho que mezcle lo paranormal con un poco de comedia se roba mi corazón, son dos de los géneros que más me gustan. Además Dean es otro que se roba mi corazón, lo que siempre me causa gracia porque cuando la empecé a ver me gustaba más Sam... pero los eternos cambios de Sam me pudrieron y Dean ganó.

    Que andes bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los personajes femeninos es que lo he sufrido en directo, por así decirlo. Como soy administradora del foro en español siempre me he enterado de todas las conversaciones y opiniones de los fans y en esa época chica que besaba a Sam o a Dean era chica que tenía la cruz echada. Desde ese entonces todas caían mal y creo que de ahí que hayan durado poco o nunca hayan tenido relaciones serias en la serie (aunque también es verdad que los Winchester no tienen tiempo para eso xD), pero sí que es cierto que no había personaje femenino que se librara de alguna pullita, sobre todo Jo que entró inicialmente para ser el interés amoroso de Dean y al final los guionistas cambiaron de opinión xDD.

      Yo he sido fan de Dean desde el segundo uno. Me encanta que muestre una fachada de chico duro y chulito cuando en realidad por dentro es todo un pan bimbo y protege a su hermano a toda costa. Sam, como bien has dicho, es algo más volátil.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Es una serie que me encanta. Que sigo desde el principio. Como tú, echaba de menos algo sobrenatural como Buffy o Angel. Y la verdad es que al principio no daba un duro por ella. Pero poco a poco me fue atrapando. Además estoy enamorada de Dean, diga lo que diga mi marido, jejeje.
    Ha tenido sus más y sus menos, tiene momentos de relleno, como todas, pero aún así, aquí sigue dando guerra. Espero ver la octava pronto.

    BESOTES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué tendrá Dean que nos vuelve locas a todas! jajaja.

      Eliminar
  4. Me encanta esta serie soy su mayor fan,me e visto todas las temporadas de la serie y ahora me estoy leyendo los libros,cuando me da pena es cuando Sam se va al infierno y regresa al mundo sin alma y cuando le construyen el muro y castiel se lo derrumba. Me dio mucha pena y lo segundo fue cuando Dean va al pulgatorio y Sam no lo busca por un año hay se derrumban los dos esta serie me encanta soy su mayor fan de verdad

    ResponderEliminar

¡Tus comentarios le dan vida al blog! Se agradece cualquier tipo de mensaje siempre y cuando no resulte ofensivo y se respete la opinión de los demás.
El Spam queda totalmente prohibido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...