viernes, 21 de octubre de 2016

Reseña: 'Todas Mis Heridas' de Kathleen Glasgow


Título: Todas Mis Heridas
Autora: Kathleen Glasgow
Editorial: Montena
Colección: Ellas de Montena
Páginas: 446
ISBN: 9788490437186

Charlie está deshecha. Con solo diecisiete años, ha perdido ya mucho más de lo que la mayoría de las personas llega a perder en toda su vida. Mientras el resto de las chicas de su edad solo se preocupan por banalidades, Charlie ha tenido que madurar repentinamente y aprender a olvidar. Pero olvidar no es fácil, y ella solo sabe hacerlo autolesionándose. Cada nueva herida, golpe o corte la ayudarán a borrar de su mente lo que pasó con su padre, su mejor amiga y su madre.
Y cuando Charlie se ve obligada a abandonar el centro de rehabilitación en el que lucha por sobrevivir, se encuentra sola en un viaje inimaginable, un largo trayecto que ha de permitirle curar todas sus heridas.


 photo Opinioacutenpersonal2_zps22a5d3b5.png 
Charlie es una joven de diecisiete años que ha sufrido mucho en su vida, llegando a autolesionarse con cortes por todo su cuerpo como medio para apaciguar y canalizar el dolor físico y emocional que siente. Desde el suicidio de su padre, su madre dejó de ser la que era, levantándole la mano y la voz a la mínima que tenía ocasión. Sólo encontraba refugio en Ellis, la chica nueva que llegó a su instituto y la únicao que se molestó en conocer a aquella chica tímida, recelosa y cohibida que se ocultaba tras un pelo enmarañado y un montón de ropa raída. Ellis fue la única que dejó a un lado las apariencias y se molestó en conocer y darle apoyo a Charlie cuando más lo necesitaba. Sin embargo, cuando Ellis es abandonada por su novio, la única salida que encuentra al vacío y al dolor es cortarse las venas y dejarse llevar. Charlie, que en ese momento ya se encuentra perdida en el mundo de la autolesión y viviendo con otros jóvenes como ella en la casa de los horrores, como ella la llama, a merced de Frank, un hombre que trata con sus cuerpos y les proporciona drogas y alcohol, vuelve a estar sola, sin el apoyo de Ellis, siendo todo ese cúmulo de sufrimiento el desencadenante de un ataque autolesivo que acaba con su internamiento en un centro de rehabilitación para personas con sus mismo problemas, Pero su ingreso en ese centro tiene los días contados y el difícil viaje de la superación y la cura de sus heridas internas y externas no ha hecho más que comenzar...

Todas Mis Heridas es una lectura conmovedora que nos presenta a una protagonista en el peor momento de su vida, cuando siente que no hay nada más por lo que luchar, por lo que seguir adelante, entendiendo que la única forma de acabar con todo ese sufrimiento es quitarse la vida. Es una realidad difícil de leer pero, al mismo tiempo, cautivadora y emocional. Charlie relata en primera persona cómo ha sido su vida desde la muerte de su padre, el desencadenante de su adicción a la autolesión como medio para calmar el dolor y la soledad que siente a diario, cómo acabó viviendo de la limosna en una casa de mala muerte y volviéndose adicta al alcohol y las drogas, cómo Ellis se convirtió en su mejor confidente y amiga, y cómo todo se vino abajo cuando Ellis se enamoró de un chico que supuso una mala influencia y acabó por absorber todo su mundo y su personalidad. Una sucesión de hechos y desgracias narradas de forma directa y sobrecogedora. Las emociones de Charlie salen como carne de cañón y se entremezclan creando un torbellino descontrolado de dolor, culpa y vergüenza que difícilmente deja al lector indiferente. Es a la par doloroso y desgarrador pero, al mismo tiempo, emotivo y esperanzador. 

Con Charlie compartiremos sus peores momento, el momento más bajo de la montaña rusa en la que se ha convertido su vida, pero también alcanzamos el pico más alto de esa montaña, aquella ventana hacia la esperanza después de los días oscuros. En el centro de rehabilitación Charlie se siente segura, se encuentra en un entorno controlado donde no tiene acceso a los utensilios para hacerse daño, y donde comparte sala con otras jóvenes que, como ella, han buscado a su alrededor cualquier mecanismo de ayuda a la autolesión. En esa etapa Charlie se muestra inicialmente reacia a salir de su concha y relacionarse con sus compañeras, sumiéndose en un mutismo selectivo como medio de protección. Sin embargo, la amabilidad de los profesionales del centro y la insistencia de sus compañeras la animan a ir abriéndose poco a poco y a descargar sus emociones y su dolor a través de su gran pasión: el dibujo. Pero en la etapa siguiente, cuando la obligan a abandonar el centro de rehabilitación, todo se oscurece de nuevo para Charlie, debiendo hacer frente a un mundo inmenso y aterrador que guía sus pasos hasta Tucson, donde tiene que aprender a mantenerse por sí sola y a alejarse de todo lo dañino de su pasado. Charlie se instala por unas semanas en el garaje donde vive su viejo amigo Mikey, hasta que encuentra trabajo y decide buscarse su propia residencia. Pero en esa lucha por mantenerse limpia y con dinero en los bolsillos, Charlie experimenta el mayor reto de todos: superar sus miedos, no dejarse vencer por la tentación de caer en los viejos y malos hábitos y dejar de fustigarse por lo que podría haber hecho y no hizo, por no convertirse en mejor persona, por no ayudar a Ellis, a Riley, y un largo etcétera que tiene que asimilar sobre la marcha y a base de recaídas y errores. En definitiva, Charlie ha de aprender que la esperanza, las ganas de superación y la supervivencia pueden nacer en los momentos y de los momentos más bajos y desesperados, y con ayuda de manos humildes y comprensivas.

La vida de Charlie es muy difícil y está llena de dolor, pero su dolor no es el único que se ve reflejado en esta novela, pues todos y cada uno de los personajes con los que se cruza han sufrido su propio infierno. Desde Ariel, la casera de Mikey, con la pérdida de su hijo por sobredosis, hasta la alcoholemia y drogodependencia de varios de sus compañeros de trabajo, pasando también por el desgaste emocional y la adicción a las drogas duras de Riley, una estrella del rock caída en desgracia que empieza a absorber las energías de Charlie, desarrollándose una relación sentimental tóxica, dependiente e insana. El tiempo que pasan juntos ayuda a Charlie a no estar sola, a sentirse querida por alguien al que no le importa sus cicatrices, pero también es una lucha continua por no recaer en viejas adicciones, pues con Riley todo es alcohol, drogas y tabaco. La relación es un reto, una de cal y otra de arena, y su importancia en la trama está ligada a los altibajos y a la evolución de la protagonista, no siendo, por tanto, un romance de película donde el chico salva a la chica, sino un medio para un fin. Son muchos los picos de escenarios desesperados donde Charlie ha de mantener la cabeza lo más fría posible, haciéndose eco de lo aprendido en el centro de rehabilitación y tratando de impedir ser arrastrada a un nuevo bucle de autodestrucción.

Es una novela conmovedora, real y profunda que no abusa del drama, aunque pueda parecer lo contrario. Es una historia demoledora por las tragedias que desencadenan la difícil situación de Charlie, no hay discusión en eso, pero también es un sufrimiento justificado y nada abusivo que conmueve y atrapa al lector. La protagonista transmite con gran facilidad el alocado infierno de emociones y encrucijadas por las que ha tenido que pasar, pero también es una ventana a la superación, a la esperanza y a la madurez con el que aprendemos que se puede escapar incluso cuando ya se ha tocado fondo, siempre que seamos nosotros mismos los primeros interesados en salir a la superficie y encontremos, igualmente, a las personas adecuadas que acompañen esos pasos en el difícil, pero no imposible, camino hacia la supervivencia y el alcance de un futuro mejor. Además, en las notas de la autora, podemos ver que ha creado esta novela con base a sus propias experiencias, haciendo que la historia se nutra de una realidad que comparten muchos jóvenes y de la que poco sabemos, una realidad marcada por el dolor emocional y la necesidad no de morir, sino de autodestruirse y lesionarse como mecanismo de defensa al dolor, a la soledad y a todo lo malo que les rodea y de lo que se sienten culpables.

En resumen, 'Todas Mis Heridas' es una novela conmovedora, real y profunda, con emociones y situaciones desgarradoras, pero también es una historia de superación, de aprendizaje y de madurez con la que aprendemos que de todo se sale, sobre todo si somos los primeros interesados en salir a la superficie y encontramos, igualmente, las personas adecuadas en el difícil, pero no imposible, camino hacia la supervivencia y la esperanza de un futuro mejor. Una historia desgarradora, enternecedora e intensa pero, al mismo tiempo, inspiradora, real y profunda.
 photo Puntuacioacuten45_zps8abe14b8.png
- Gracias a la editorial por el ejemplar -

11 comentarios :

  1. Hola!
    Este libro me da la sensación de que es de estos que destrozan tu vida por completo y te hacen sufrir muchísimo!!
    Normalmente son los libros que más me llegan pero ahora mismo no sé si estoy para sufrir tanto, tal vez más adelante.
    Gracias por la reseña
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Es una lectora difícil pero el resultado final bien merece la pena :)

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Este libro me llamaba mucho cuando lo vi y ahora estoy segura de que lo leeré.
    Me gusta que trate un tema tan duro como la adicción a las drogas, pero que no caiga en el drama exagerado. Eso es algo que no soporto, que los autores que regodeen y les hagan de todo a sus personajes.
    El romance qué tal? Tiene? Mucho? está bien tratado? No lo nombras y es otro punto importante para mí.
    Pero vamos, lo leeré sí o sí.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no es el romance por excelencia y tampoco lo considero como tal, de ahí que no lo haya mencionado. Hay una relación tóxica entre Charlie y Riley. El tiempo que pasan juntos ayuda a Charlie a no estar sola, a sentirse querida por alguien al que no le importa sus cicatrices, pero también es una lucha continua por no recaer en viejos y malos hábitos, pues con Riley todo es alcohol, drogas y tabaco. La relación la veo más como un reto, una de cal y otra de arena, y su importancia en la trama está ligada a la fuerza de voluntad y la superación de la protagonista.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Hola!
    Me interesa mucho leer este libro, pero como dijo otra chica, también tengo que el presentimiento (y certeza) de que lloraré mares! hahah
    Aun no me decido si leerlo o no xD
    Pero gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, hay que encontrar su momento para leerla :)

      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    No sabía de qué iba este libro pero el título siempre me ha dicho algo en plan: tienes que leerme, tienes que leerme
    jajajajaja
    Bueno, me lo apunto sin dudarlo :D
    Un beso^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja el título atrae mucho, sí.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Auqnue he visto varias veces este libro por la redes sociales, no termina de llamarme del todo la historia. De todas maneras, no voy a negar que si llega a mis manos, lo leería. Me alegro de que tú lo hayas disfrutado :)
    Saludos :D

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Jolin, la verdad es que tiene pinta de ser duro leer este libro. Sí lo conocía de oídas -o leídas- pero no tenía ni idea de qué trataba. No se si estoy preparada para un tipo de lectura así pero tiene pinta de ser de esas que te marcan el alma.
    Un beso gracias por tu reseña, nos leemos ★☽

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Sí, es una historia dura pero también son de esas historias que te muestran que de todo se puede salir :)

      ¡Un beso!

      Eliminar

¡Tus comentarios le dan vida al blog! Se agradece cualquier tipo de mensaje siempre y cuando no resulte ofensivo y se respete la opinión de los demás.
El Spam queda totalmente prohibido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...